martes, 18 de octubre de 2016

Compartiendo nuestra experiencia

El fin de semana tuvimos la bendición de compartir nuestra experiencia de homeschool con familias que estaban interesadas en empezar a educar a sus hijos en casa. 

Gracias a Dios pudimos ir tres familias a compartir nuestro testimonio, una de ellas es la familia del blog Mi Cielo en casa. 

Es muy bonito ver que hay familias que tienen la inquietud de asumir la responsabilidad completa de la educación de sus hijos. Personalmente, recordar cómo empezamos y lo que hemos avanzado me dio mucho aliento a seguir adelante. A veces el avance en muy sutil y pareciera que no hay progreso, pero viendo hacia atrás, puedo decir que gracias a Dios, hemos avanzado en muchos aspectos, no nada mas en el académico. 

Estoy sumamente agradecida con Dios por esta oportunidad que nos dio de compartir lo que hemos vivido en estos casi tres años de homeschool. Me gusta que mi esposo comparta porque siento que a los papás varones les hace bien escuchar la opinión, la motivación, la participación que otro papá ha tenido con el homeschool. 

Ha sido un camino pesado, lleno de retos a superar, pero las satisfacciones cada vez son mas grandes, más frecuentes. También estoy aprendiendo a ver las bendiciones en los pequeños detalles, cosas que paso por alto normalmente. 

Gracias a que un par de amigas muy queridas me han hecho verlo, sé que todas las familias que hacemos homeschool tenemos algo que compartir con los demás. Para quienes empiezan el ver otras familias que van perseverando en el camino les hace sentir que si se puede, que ellos también van a poder. 

Ese es parte del objetivo de este blog, animarte a que seas tú quien se encarga de la educación de tus hijos, en todos los aspectos. Es ir contracorriente, pero con la satisfacción de ver plenamente realizado nuestro papel de mamás. 

Aprovechando esta entrada, te comparto una frase del libro de Catholic Homeschooling, no he tenido chance de hacerlo y creo que queda muy bien con esto de compartir nuestro testimonio y dar ánimo a otras familias que tienen la inquietud de hacerlo:

"Espero que los papás pronto se den cuenta de que la razón por la que deberían enseñar a sus hijos en casa es debido a que es la mejor manera de que lleven una auténtica vida católica en familia."

Yo he sido testigo de esto. El homeschool ha sido una herramienta clave para que la vida de fe en familia esté creciendo. Siento que antes del homeschool ya estábamos estancados en nuestro crecimiento. Doy gracias a Dios por habernos elegido para llevar este estilo de vida. Así que, espera muchos cambios positivos en tu crecimiento de fe si estas por empezar a hacer homeschool católico. 


¡Ánimo, el Cielo nos espera!