miércoles, 17 de agosto de 2016

Desventajas o contras del Homeschool

      Una de las cosas que me pidió mi esposo que hiciera cuando estábamos en el proceso de decidir si hacíamos homeschool fue que buscara las desventajas. No le preocupaban las ventajas, con lo que habíamos escuchado en la comida estaba convencido. Lo que quería era que yo estuviera consiente de los contras del homeschool para que no me cayeran de sorpresa.
Recuerdo que me di a la tarea de buscar estas desventajas o contras durante un par de días. Fue difícil encontrarlas porque muy pocas personas hablan de ellas, la mayoría de las páginas y blogs se dedican a hablar de las bondades de educar a nuestros hijos en casa.
Finalmente, después de los dos días había logrado hacer una pequeña lista que compartí con mi esposo. Ahora, digo que más bien les llamaría renuncias porque si es algo que acostumbras hacer, muy probablemente tendrás que renunciar a ello, pero no es una desventaja del homeschool en sí. Ciertamente esas renuncias también se podrían hacer debido a otras razones: situación económica, cambio en la dinámica familiar, etc. Estas renuncias no suceden únicamente por hacer homeschool, como es el caso de tenerlos en casa todo el tiempo, únicamente al no escolarizarlos o sacarlos de la escuela tus hijos estarán contigo 24x7. Pero veamos las desventajas que encontré en internet:

  • Renuncias a la vida social de café con las amigas, shopping, etc.: Para mí, esto no representaba problema, pues no tenía el hábito de salir de shopping y no acostumbraba salir con amigas de manera frecuente. La mayoría de las veces, mis salidas eran con hijos (igual que ahora) o con toda la familia, ya fuera solos o con otras familias.
  • Renunciar a recibir un ingreso: En ese entonces, yo ya tenía aproximadamente 7 años que no trabajaba. Sin embargo, cuando dejé de trabajar, fue algo planeado, así que tampoco recuerdo que me haya costado trabajo. Así que una de las sugerencias si están considerando educar a sus hijos en casa es irse preparando desde un principio a vivir con un solo ingreso.
  • Debe gustarte estar con tus hijos: Vivíamos lejos de la familia, así que no contaba con el apoyo de ir a dejar a los niños con familiares para yo poder aprovechar y hacer lo que necesitara. Si se trataba de ir al banco, doctor, etc, trataba de ir en la mañana cuando estaba en la escuela, pero si había que salir en la tarde, lo hacía con los niños. Si estás acostumbrada a que la niñera, abuelita, tía o alguien más se encargue de tus hijos, tienes que tomar en cuenta que ahora tú serás quien estará la mayor parte del tiempo con tus hijos. Hubo un momento en mi vida que si representó un reto pensar en estar en casa todo el día con hijos. Cuando dejé de trabajar, recuerdo que sí me costó trabajo hacerme a la idea que yo iba a estar todo el día con mi hija y, en unos meses, iba a tener a mi segundo hijo. Lo difícil para mí fue aceptar que yo era capaz de darles lo que necesitaban. Tristemente, la sociedad nos vende la idea que a los 2 años es bueno que vayan a la ludoteca, y a los tres ya al kínder porque ahí saben mejor cómo darles estimulación temprana y las actividades que los van a preparar para la escuela. Así que, no es que no me gustara estar con mis hijos, más bien tuve que aprender a confiar en mí y reconocer que era capaz de darles lo mejor.
  • Debe gustarte estar en casa: No soy una persona que se la pase en la calle, así que estar en mi casa también era algo que ya hacía normalmente. 

En resumen, las pocas desventajas que pude encontrar del homeschool ya las vivía o a había renunciado a ellas hacía tiempo. Estaba lista para empezar esta nueva etapa.
En la Parte 3 de nuestro testimonio, mi esposo comparte qué le llamó la atención del homeschool.