viernes, 12 de agosto de 2016

Hace varios años, yo creo que unos 6 o 7, me surgió la inquietud de hacer algo que llevara a los niños a conocer más su fe. El sueño era hacer algo que les sirviera a mis hijos, pero que también llegara a otras familias, a otros niños. Y se me ocurrió que podía ser como una lámpara encendida, justo como dice el Evangelio. De ahí surgió todo.
Lo primero que hice fue empezar a armar un libro sobre el Rosario. Me di cuenta que no encontraba un libro que realmente me ayudara a que mis hijos conocieran el Rosario y les empezara a gustar. Así que me di a la tarea de investigar y de hacer un libro que cumpliera ese objetivo. Al mismo tiempo, pensé que necesitaba una imagen, algo que me inspirara, y fue por eso que hice este logo. Me gustaría compartir contigo lo que representan los elementos del logo.
  • Con mucha (pero de verdad mucha) imaginación, las manos son la silueta de una lámpara de aceite. Son de diferentes colores y tamaños para simbolizar que Dios está al alcance de todos, no importa raza, edad, si eres hombre o mujer, cuál ha sido tu historia, etc., Él siempre se nos sale al encuentro.
  • El sol de atrás es justamente la luz de la lámpara que viene de Dios, ¿de quién más podría venir?
  • Lo llamativo del diseño es para recordarnos que Dios desea nuestra felicidad, para eso nos creó para ser felices. Por lo que nunca debemos relacionarlo con aburrimiento, lo que es muy diferente a no ser reverentes y respetuosos con Dios.

Tengo que confesar que el proyecto no prosperó mucho. Pasados los años me desilusioné, después lo olvidé y ahí quedó, aparentemente muerto. Hasta hace aproximadamente un año, que ya estaba yo en esto del homeschool. Le dije a una amiga si lo quería usar para un proyecto que ella tenía, pero al final decidió que lo que tenía pensado era algo distinto.
Así que pensé que otra vez iba a quedar en el olvido, cuando, de pronto, surge esta inquietud de hacer un blog y compartir. Y aquí me tienes, reviviendo un proyecto que dentro de poco iba a cumplir sus primeros 10 años y parecía que estaba más que muerto. Definitivamente Dios tiene sus tiempos y su sentido del humor. Es un enfoque diferente a la idea original, nunca pensé que sería para compartir por medios electrónicos, pero el objetivo es el mismo, que todos mantengamos nuestra lámpara encendida, especialmente los niños, nuestros hijos, para formar mejores ciudadanos, tanto de este mundo como del Cielo.
Finalmente, te comparto la cita bíblica para que la tengas presente.
Tampoco se enciende una lámpara de aceite para cubrirla con una vasija de barro; sino que se pone sobre el candelero, para que alumbre a todos los que están en la casa. Brille su luz delante de los hombres de modo que, al ver sus buenas obras, den gloria a su Padre que está en los cielos.

Mateo 5, 15 – 16